Practicar danza en casa, ¿mejoramos o empeoramos?

Practicar danza en casa, ¿mejoramos o empeoramos?

agosto 15, 2017

AKZARA MARTINI

¿Cómo practicar solo en casa?

Si sientes que por mas que practicas en casa no hay una evolución importante en tu danza, y llegas la semana siguiente a clase igual o peor, estos tips pueden ser de ayuda para ti.

Muchas veces no es cuanto ensayamos sino cómo ensayamos, calidad supera a cantidad.

  1. Crea una rutina: Pauta una hora fija al día para tus practicas, donde no haya interrupción. Haz un calendario y ponlo en un sitio visible y vas tachando los días que practicas, así además mides tu evolución en cuanto a constancia.

1.1. Los pasos que puedas practicar constantemente en tu vida diaria debes aprovecharlos, ej: pasos que puedas realizar con los pies, manos o abdomen mientras vas en el carro, o transporte o sentada en la oficina.

  1. Calienta y estira bien tus músculos antes de ensayar (memoriza el calentamiento que hace tu profesor en clase para que lo repitas diariamente en casa)

  2. Practica primero la técnica. Si tu finalidad es que una coreografía salga más fluida y mejor en técnica, debes repasar un paso a la vez y revisar que cada detalle técnico lo estés ejecutando a la perfección. Comienza siempre haciendo cada paso muy lento sin música, cuando la técnica este perfecta a esa velocidad, puedes aumentar la misma, hasta que llegues a la velocidad de la música que debes bailar, solo ahí es cuando pondrás la música y lo intentarás con ella.

  3. Practica también las transiciones entre un paso y otro, es allí donde esta la verdadera danza, cada brazo, cada pierna, cada cambio de peso para pasar de un movimiento a otro es muy importante para lograr fluidez y armonía.

  4. No frustrarse. Debemos entender que hay personas que se les hace mas natural la danza y otras que les cuesta un poco mas, así que no es válido comparar la rapidez en aprendizaje con otros compañeros y frustrarse por ello, esto solo debe servir de motivación para esforzarnos aun mas hasta que salga.

  5. Expresion. Practica no solo la parte técnica de tu coreografía, sino también la parte emocional. Una vez sientas que la técnica va fluyendo mejor, ocúpate de bailar desde adentro y conectarte con la música, esto lo puedes lograr con estos ejercicios:

6.1. Pon música que no sea la de la coreografía que estas practicando, y sin hacer ningún paso concreto, solo muévete por el espacio según sientas que la energía de la música te lleva, puedes cerrar los ojos y tratar de conectarte con tu interior, pensar que las notas que suenan vienen de adentro de tu ser y que deben materializarse en tu cuerpo.

6.2. Escucha por partes la música de tu coreografía, y estúdiala, desglosa cada parte que tiene la canción y como son sus cambios de energía, que te transmite cada parte, y luego aplicas la misma técnica del ejercicio anterior, sin hacer pasos específicos te mueves por el espacio con tu cuerpo tratando de enfatizar cada cambio de energía, exteriorizándolo no solo con el cuerpo sino con la cara y con el alma, asegúrate que venga desde adentro y que no estas fingiendo una expresión.

6.3. Cuando domines la técnica anterior, haces tu coreografía, que debería estar mucho mejor en técnica, y ahora le incorporas la parte emocional.

  1. Siempre se consciente de la postura: Muchas veces nos olvidamos de ella por concentrarnos en los pasos, sin darnos cuenta que a veces los pasos no salen porque no tenemos la postura adecuada para realizarlos. Revisa la postura siempre de abajo hacia arriba y no te olvides de las manos.

  2. Grábate bailando. Debes aprender a ser autocrítico, saber que pasos estas haciendo excelente, cuales debes mejorar, analízate de pies a cabeza sin juzgarte.

  3. Si decides tener público durante tus practicas, y estas personas no son bailarines, debes ser cuidadoso con los consejos que tomas. Muchas veces pueden ser perjudiciales para tu evolución, muchas otras son consejos valiosos que solo una persona externa puede darte, pero siempre deja que sea tu profesor quien te guíe en tu entrenamiento como profesional.

  4. Enfría y relaja tus músculos después de cada practica.

  5. Recuerda hidratarte constantemente y tomar meriendas por lo menos media hora antes de practicar.

  6. Compara los primeros vídeos de practica con los últimos y disfruta de tu evolución.

  7. Los repasos mentales de las coreografías son muy valiosos también, de esta manera trabajas la memoria, y puedes hacerlo donde sea. Escuchar la música constantemente también hará que te familiarices mas con la rutina.

Todo se trata de entrenar al cuerpo y a la mente para que ambos se conecten, lograrás en poco tiempo la memoria muscular que necesitas para que el cuerpo se mueva solo y puedas enfocarte solo en sentir y disfrutar. Lo que llamamos, bailar sin pensar. Es ahí cuando realmente disfrutamos la danza.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: